Teléfonocómo llegar
blog

Inventos revolucionarios: el abrelatas

Inventos revolucionarios: el abrelatas

Cada día se producen grandes cantidades de conservas de pescado en Cantabria que luego se distribuyen por el resto de la península, e incluso en el caso de muchas de las empresas más grandes por el resto de Europa.

Esto se debe a que la calidad de las conservas de pescado en Cantabria es muy elevada. Aquí, en el mar Cantábrico, es donde se pescan algunos de los pescados más frescos, los cuales, una vez se descargan de los barcos, son ya directamente llevados a las compañías conserveras. En muchos de los casos, tras un proceso artesanal de extracción de las mejores partes de cada uno de los pescados, se introducen en latas de aluminio donde son sumergidas en aceite como tratamiento para poder almacenarlas durante largos periodos de tiempo.

Ha sido gracias a este gran invento, la lata de conservas, que hoy en día podemos disfrutar de manera cómoda en cualquier momento y lugar de un pequeño trozo de pescado, molusco o incluso marisco, de la mejor calidad. Surgió en Francia durante las guerras Europeas de comienzos del siglo XIX, cuando el gobierno ofreció un premio a aquella persona que fuese capaz de crear un método sencillo para proveer de comidas a sus tropas. El ganador fue Nicolás Appert, un cocinero que propuso utilizar botellas de cristal selladas. Muy rudimentario, pero con tan solo introducirla en agua caliente bastaba.

Más tarde, el inglés Peter Durand mejoró esta idea con la utilización de latas metálicas. Pero sorprendentemente, se tardó más de 50 años para suplir los cuchillos, mazas y martillos con los que se abrían. Ezra Warner diseñó un dispositivo, el abrelatas, que permitía abrir las latas de manera realmente sencilla.

En Conservas Artesanas María Eugenia, ofrecemos productos de primera calidad en latas que permiten su conservación por largos periodos, así como su fácil apertura para disfrutar de ellos en cualquier momento.

haz clic para copiar mailmail copiado